30 junio 2016

Messi, el fútbol y el éxito

Sobre el éxito

Me da vergüenza decirlo, ¿sabe? Pero tras la derrota de la selección me levanté triste. Triste porque el fútbol volvió a ser injusto. No es una novedad, claro. Aún así, fue más injusto porque lo sufrió el mejor del mundo. Que, para colmo, es un buen tipo. Y humilde. Algo a lo que los argentinos no estamos acostumbrados.

Pero si me permite, me interesa hablar más allá del fútbol y pensar nuestra idea de éxito. Discutir el éxito es tan importante para la vida o si, en cambio, lo es para las sociedades en las cuales vivimos. O sea, cuando tenga un hijo, ¿deberé enseñarle que una de las cosas fundamentales de la vida es "ser exitoso"?

Hace unos años, un sabio aymara me explicó que prefería no utilizar el concepto de éxito porque formaba parte del repertorio discursivo y cultural del capitalismo. Me costó entenderlo, pero cuando pensé que la idea de éxito está asociada a la acumulación de riqueza, a que te vaya bien en un trabajo o a la fama tuvo muchísimo más sentido para mí.

Entonces, me pregunto, ¿qué significa ser exitoso en nuestras sociedades? Y se me ocurren muchas respuestas: desde aparecer en la tele y tener un buen culo, hasta vivir de rentas e invitar champagne en un boliche, pasando por acumular títulos académicos. Y para usted, ¿qué es el éxito?

Matías Morla. Abogado mediático exitoso. Antes de ser elegido por Maradona, defendió a Ricky Fort, Moria Casán y Vicky Xipolitakis. Actualmente es defensor uno de los acusados por la tragedia Time Wrap. Desde comienzo de año sale con una chica Payboy.


Sobre los jugadores

A lo que quiero ir es a que le pifiamos si creemos que Lionel Messi tendrá éxito en la Selección Argentina sólo si lo vemos levantar una copa con la celeste y blanca. Es lo que todos queremos, claro. Y él es el primero que quiere ganar un Mundial: esto lo sabe cualquiera que pateó alguna vez una pelota.

Por eso somos injustos si salimos a matarlo a Lio y los jugadores por una derrota. Somos injustos porque estos pibes que no llegan a los 30 años sueñan con ser campeones del mundo mucho antes que usted comience su carrera laboral. ¿Acaso usted es el mejor de Argentina, América o el mundo en su profesión?

Piense un segundo, ¿le parece de pecho frío llevar en sus hombros las esperanzas de su familia, sus amigos, el barrio y el club? Mientras nosotros jugábamos en la calle a las escondidas, ellos estaban con la pierna con hielo o se morían de frío para ir entrenar a la mañana. ¿Cuántos "pechos caliente" habrán dejado de ir a bailar a los 15 años porque al otro día tenían que jugar? 

Y ni pensar cuando llegaron a primera o fueron vendidos a Europa. ¿Se puede imaginar un segundo que millones de niños alrededor del mundo tengan una camiseta con su nombre? No poder irse de vacaciones ni salir a la calle en paz. Y, más aún, ¿tener la cabeza como para seguir sus carreras sin derrapar ni creérsela?


Joe Fernández. En su Twitter se presenta como actor, astrólogo y escritor. A sus 41 años, escribe cataratas de tweets contra Higuaín. Los rumores deportivos señalan que Nalbandian estuvo con su novia en el baño de un restaurant, mientras Joe esperaba en la mesa.

Ni Brasil 2014 ni Chile 2015: Corea - Japón 2002

Si bien muchos señalan con razón que esta es la tercera final consecutiva que perdemos, la mejor comparación es con el dream team de Marcelo Bielsa que quedó afuera en la primera fase. Del mismo modo que hace 14 años, volvimos a trasladar nuestra frustración política y económica al deporte, y queremos que un grupo de pibes nos den la alegría que ni un país ni un sistema basado en la desigualdad nos dan.

En 2014 había más gente puteando a Rodrigo Palacio que al Ministro de Planificación, Julio de Vido, y al Secretario de Obra Pública, José López. Y en 2016, habemus más tipos bardeando al Pipita Higuaín que al Ministro de Energía, Juan José Aranguren, y al Presidente del Banco Nación, Carlos Melconian. 

Pensémoslo un segundo: nos es mucho más fácil putear a los DT cuando quedan afuera de un Mundial que a los Presidentes que se roban el país, evaden impuestos o aumentan la pobreza, la indigencia y la desocupación con la complicidad del silencio social. Usted sabrá en qué presidente pensar.

Intento decir: pataleamos, nos enojamos y nos da más tristeza una final perdida que la mortalidad infantil, las villas miserias que no paran de crecer y la gente que duerme en la calle. Que cada vez son más.




Contra una sociedad del éxito

Y entonces, ¿vamos a bajarle a los niños la idea de que si no son primeros son mediocres? ¿Vamos a seguir descargando nuestras frustraciones en los que patean la pelota? ¿Vamos a exigirle más a los jugadores que a nuestros gobernantes? Pregunto porque no tengo memoria de que Finlandia o Noruega hayan jugado un mundial y no paramos de citarlos como los mejores países para vivir.

El fútbol es un deporte hermoso que más allá de ser cascoteado por el negocio sigue generando valores como el compañerismo, el sacrificio y formar parte de un grupo. Y si no pregúntenle a Gerard Piqué qué sintió cuando Carles Puyol anunció que dejaba el fútbol. El fútbol fomenta la solidaridad. Que el exitismo sea de aquellos que nunca tocaron una pelota ni tienen una vida plena que les dé otra gratificación.

Termino con la canción que canta alguien que quiero mucho más allá de que su equipo haya descendido varias veces: "Porque al Porve lo quiero, lo vengo a alentar / Porque al Porve lo quiero, lo vengo a alentar / En las buenas y en las mucho más".

Flaco favor le hacemos al deporte más lindo del mundo si permitimos que los valores de una sociedad enferma de exitismo, competencia e individualismo manchen la pelota. Y que todos lo sepan: el amor y la fidelidad más a los colores más allá del resultado también los enseña el fútbol.

15 junio 2016

Corrupción K, silencio y democracia

"No hay una autocrítica que empiece por decir
'yo también formo parte de las equivocaciones 
y los defectos del país'. En la medida que el pueblo 
no se dé cuenta de que él es el protagonista de su
 democracia, y no los demás, no vamos a salir adelante".



Criticar hoy al kirchnerismo es muy fácil. El cuestionamiento por la economía o la corrupción llegan aún con más delay que la Justicia. Demasiado fácil. A piece of cake

Bastante más difícil era hacerlo allá por 2011 cuando el kirchnerismo era hegemónico y fue reelecto por segunda vez con el 54% de los votos, a lo que debíamos sumar el apoyo de otros tantos. Allí también fueron elegidos los Julio De Vido, los Aníbal Fernández, los Lázaro Baez y los hoy afamados José López.

Si bien el kirchnerismo repetía que era fácil criticar en lugar de hacer, la verdad que no, criticar tiene un costo y daba un poquito de miedo o incomodidad cuestionar a un gobierno con tanta legitimidad de origen. En todos los ámbitos había alguien dispuesto a ponerte cara de culo, tratarte de "gorila" o decirte que eras de derecha o golpista por cuestionar los claros puntos incoherentes del kirchnerismo. ¿O ya nos olvidamos de todo eso? No se construye equidad robando. Ni se construye consenso con coerción.


José López, ex Secretario de Obras Públicas y mano derecha de Julio De Vido. Julio De Vido, ex Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y mano derecha de la ex Presidente Cristina Kirchner. Foto: TN

Dicho todo esto, lo que realmente me interesa es señalar un problema que, para mí, va en función de nuestros hiperpresidencialismos. Gran parte del pueblo argentino tiene un error: cree que la democracia renace cada dos años cuando nos toca votar. Al día siguiente entramos en un letargo y dormimos la siesta. Diferente es lo que ocurre en otros países que entienden que el poder no reside en el Poder Ejecutivo, sino en el pueblo. Nadie va a pensar que una marcha por la muerte de un fiscal es "destituyente" o que una movilización es "golpista"

Es por eso que estos países incluyen en sus constituciones la revocatoria de mandatos, es decir, por medio de un referéndum popular se puede votar que el mandato sea interrumpido. "Paradójicamente", tal es el caso del Estado Plurinacional de Bolivia (art. 240), la República Bolivariana de Venezuela (art. 72) y la República del Ecuador (art. 105 y 106). ¿Qué opinarán nuestros políticos?

Pero volviendo a nuestro tema: algunas críticas a la corrupción K llegan tarde. Hubo por lo menos tres cacerolazos contra el Gobierno de Cristina Kirchner. No era tan difícil subirse a un colectivo o sacar el auto o la bici y protestar. Cuestionar ahora llega tarde. Es verdad, mejor tarde que nunca. Pero tarde.

Lo muy interesante es que la misma pasividad social en torno a 2011 respecto al Gobierno de Cristina Kirchner se está repitiendo ahora en 2016 con el Gobierno de Mauricio Macri. Es sorprendente la falta de pensamiento crítico sobre los #PanamaPapers -realmente dudo qué es peor, ¿si un Presidente en ejercicio evadiendo impuestos y descubierto por una investigación mundial o un ex secretario de Obras Públicas escondiendo plata robada?-, los negocios incompatibles de Juan José Aranguren como Ministro de Energía y accionista de Shell, o el silencio frente a los millones de argentinos que caen del mundo y pasan a engrosar las filas de la pobreza y la indigencia. ¿O acaso nuestra crítica a la desigualdad durante el kirchnerismo era una hipocresía para pegarle a Cristina Kirchner?

Tal vez sea de malcogido ser tan crítico. Puede ser. Pero en algún momento debemos entender que la corrupción y las políticas económicas en contra de las mayorías van a durar hasta que estas mismas mayorías lo permitan. Van a durar hasta que nosotros se los permitamos.

Tiene que ser claro. No es posible construir equidad con corrupción. Ni es posible construir transparencia hambreando a las mayorías.

Mientras esas dos cosas no se den, sólo nos queda protestar. O seguir recordando a la Argentina de comienzos del siglo XX, hablar del "granero del mundo" y seguir preguntando "¿qué nos pasó?".

10 junio 2016

La coherencia de Mauricio Macri

En sus primeros seis meses de Gobierno, el modelo neoliberal de Mauricio Macri confirmó muchos de los miedos que se tenían en la llamada "campaña del miedo".

Se liberó la economía, permitiendo un brutal aumento del precio de los alimentos. Si en ocho años en la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri aumentó la mortalidad infantil, en estos seis meses de Gobierno Nacional aumentó no sólo la pobreza, sino también la indigencia, o sea, la cantidad de personas que no pueden ingerir la cantidad de alimentos necesario para sobrevivir. La mentada "pobreza cero" fue sólo un eslogan para esconder la verdadera política económica del macrismo.

Respondiendo a los intereses del establishment, se realizaron despidos masivos que luego se trasladaron al sector privado. Con el apoyo de la burocracia sindical y el miedo a perder el laburo, esto permitió negociaciones paritarias por debajo de la inflación. Aún peor, mintió un consenso con empresarios para frenar despidos que nunca funcionó y vetó una ley para dar una doble indemnización a quienes eran despedidos.

Los tarifazos en la luz, agua, gas y transporte pegaron tanto en las familias como en las pequeñas y medianas empresas. Mientras las familias retrajeron su consumo, algunas PyMes comenzaron o bien a cerrar o bien a despedir personal. El tarifazo también impactó en clubes de barrio, teatros y centros culturales.

Para ser coherente con su modelo, el macrismo benefició a los poderosos: al sector agroexportador, cerealeras y megaminería con la quita de retenciones, a las petroleras con el aumento de las naftas y los subsidios, a las empresas privadas que brindan servicios públicos por aumento de tarifas y al sector financiero con tasas por encima del 30%. Traduzco: los ricos son más ricos y usted menos clase media.

Un desastre para quien quiere un mundo mejor.

Les mintió en la cara. Macri incumplió todas las promesas de campaña y benefició a los más ricos. Foto: La Nación

Pero el macrismo tuvo un gran aliado: los medios masivos. Abusando de la ignorancia económica del hombre común, instalaron la idea de que éste era el único camino posible. Como si la economía fuera una ciencia exacta. Repitieron que había que ajustar hasta el fondo sí o sí a las clases populares y medias, mientras que los mismo de siempre llenaban sus bolsillos con trasferencia de recursos. Los autodenominados medios independientes no se indignaron lo suficiente por la incoherencia de este modelo: mientras la multinacional Barrick Gold dejó de pagar impuestos y Mc Donald's comenzó a cobrar subsidios, una familia de conurbano pasó a consumir menos carne y a recortar consumo. Tampoco se indignaron tanto con los #PanamaPapers.

Pero esto no es nada comparado con lo que le queda por delante al neoliberalismo. Aún falta avanzar sobre Aerolíneas Argentinas, YPF y, más miedo aún, el sistema jubilatorio. No es sólo un modelo económico, sino un proyecto de civilización. Con el aumento del desempleo y la crisis económica habrá que sentarse a esperar al aumento del individualismo y una caída de la solidaridad.

Si no nos cree -al igual que no nos creyó en la campaña del miedo- lo invitamos a que vuelva a votar al macrismo el año que viene. Y, por qué no, en 2019. Eso sí, revístase de egoísmo y póngase la vacuna de la insensibilidad social.

La Revolución de la Alegría viene con menos leche y pan. Con menos asados. Con frío por el aumento de la luz y el gas. Con miedo a perder el trabajo. Con tristeza e incertidumbre. Con hambre.

¿"Pobreza Cero"? Las guindas.

La revolución de la alegría se transformó en una revolución de la esperanza. Una revolución de la esperanza sostenida por los medios y que de a poco se va apagando. Ojalá el pueblo no se quede dormido como sucedió con el Gobierno anterior.

29 mayo 2016

Del Bronx a El Alto

Hoy es la primera vez que vuelvo solo al Bronx porque mis compañeros de departamento y con quienes compartiré mesa mañana se fueron al puente de Brooklyn.
En el camino, con todas las alertas encendidas -gracias imaginarios construidos por las industrias culturales-, recordé mis vueltas a El Alto (Bolivia) donde evitaba volver de noche por exigencia de mis vecinos y la presencia de "cogoteros": una modalidad de robo que consistía en ahorcar desde atrás con una soga en el cogote. Tras bajarme del colectivito, caminaba seis cuadras rapidito, según los 4000 metros sobre el nivel del mar me lo permitieran.

En ambas ciudades me sentí y siento diferente: si allá todos eran aymaras, acá la mayoría son negros. Y entre ambos pueblos también hay diferencias: si en Bolivia los indígenas son más silenciosos, aquí los negros hacen mucho más ruido.
Sin embargo, cuando dejás de lado esas nimiedades, te das cuenta de que las diferencias son mínimas: un latino me ayuda a pedir comida china, veo unas mujeres tomando fresco en el patio frente a la calle y unos chicos miran al cielo señalando las "clouds".
Cuando nos quede más claro que lo que nos unes es más fuerte que lo que nos diferencia, daremos un gran paso en poder construir un mundo mejor.

23 mayo 2016

Los 10 mejores vetos de Macri

No es una novedad que entre las principales demandas de la sociedad al Gobierno de Cristina Kirchner se encontraba el respeto por la "república". A través de Del Espíritu de las Leyes y El Federalista, los pensadores del Siglo XVIII entendieron la importancia de la división de poderes: un Poder Ejecutivo que gobierna, un Poder Legislativo que dicta las leyes y un Poder Judicial que juzga. Presente, futuro y pasado.

Siguiendo a Elisa Carrió, el Presidente, Mauricio Macri, abrazó la consigna de la "república". Sin embargo, durante sus ocho años de gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, el empresario no ha reconocido en 129 oportunidades la voluntad popular expresada en la Legislatura porteña: la institución que mejor representa la heterogeneidad social. De hecho, es el Jefe de Gobierno con mayor cantidad de vetos de la historia.


Si bien el veto a la Ley Antidespidos cubrió la agenda mediática, Macri fue el Jefe de Gobierno que más leyes vetó. Foto: Clarín.

Cabe destacar que si bien el veto es una facultad del Poder Ejecutivo, acudir a esta herramienta tantas veces nos puede llevar a preguntarnos cuan republicano ha sido Macri como Jefe de Gobierno. Cabe destacar también que muchas de las leyes habían sido votadas por el consenso de diferentes fuerzas o dictadas por los mismos legisladores PRO. Y por si esto fuera poco, lo más interesante es que la mayoría de los vetos se dan en la línea de leyes referidas a Derechos Humanos e inclusión social.

A continuación, una lista con 10 vetos. Esto es información. Lo único subjetivo fue su selección entre más de 100 vetos y su ordenamiento. Usted sabrá qué hacer y qué pensar con ello.

10. Subsidio a una ONG dedicada al tratamiento del Síndrome de Down.

Aduciendo problemas presupuestarios, mediante el Decreto N° 050/012 Mauricio Macri vetó la Ley N° 4.094 cuyo fin era otorgarle un subsidio de 50 mil pesos a la  Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA). Cabe destacar que la ley había sido redactada por un legislador del PRO. Frente al veto, el presidente de la institución, Raúl Quereilhac, señaló: "Nos sorprendió la medida. Aún soy optimista de que se va a solucionar. Estamos buscando que desde otro sector de la Ciudad sigamos recibiendo el subsidio".

9. Fondo para la localización y restitución de niños/as secuestrados y nacidos en cautiverio.

A través del Decreto N° 085/010, Mauricio Macri vetó la Ley N° 3.329 cuyo objetivo era contribuir con 240.000 pesos anuales durante cinco años -un monto mínimo para el presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires- para la búsqueda de niños secuestrados. En la nota "Macri vetó un proyecto para Abuelas", las Abuelas de Plaza de Mayo explicaban: "Estos aportes han permitido a lo largo de estos años contribuir con la restitución de 100 niños y jóvenes cuya identidad había sido suprimida por lo que resulta sumamente importante su aprobación. Las Abuelas de Plaza de Mayo esperamos que la Legislatura insista en la creación de este fondo para que los más de 300 jóvenes que viven con su identidad falseada puedan lograr su libertad".

8. Comité para la Prevención de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Si bien el Papa Fransciso ha condenado "cualquier forma de tortura", parece que a Macri no le parece tan importante. ¿Será por diferencias fundamentales como ésta el descontento del Papa con el empresario? El 8 de enero de 2010, a través del Decreto N° 015/010 vetó la Ley N° 3.298 que establecía crear un organismo entre cuyas tareas se encontraba poder realizar visitas periódicas a cárceles o institutos de menores para observar las condiciones de encierro. Esta vez, el encargado de responder fue el Observatorio de Derechos Humanos: "El ODH rechaza categóricamente estos vetos por afectar políticas de DDHH concretas y advierte sobre el retroceso del Gobierno de la Ciudad en esta materia".

7. Regulación de la Publicidad Oficial (veto parcial)

Uno de los principales y justos reclamos al kirchnerismo ha sido su abuso de la propaganda oficial. Sin embargo, el Gobierno de Mauricio Macri no se queda atrás. Si bien la Ley N° 3.391 que regulaba la publicidad oficial había sido votada por unanimidad y consenso a partir de los proyectos presentados por cinco legisladores -uno de ellos del macrismo-, el Jefe de Gobierno vetó 9 de sus 18 artículos mediante el Decreto N° 122/010. El veto era por demás incoherente dado que el mismo Macri había prometido limitar la publicidad oficial. Entre los artículos vetados se destacan el artículo 7 y el artículo 9.

Artículo 7º.- Informe Anual de Ejecución. El poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial deben presentar ante la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, antes del 30 de junio de cada año, un informe de gestión en materia de comunicación referido al período próximo pasado (...)

Artículo 9º.- Limitaciones durante procesos electorales. El Gobierno y las restantes dependencias y organismos de la administración pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no deben emitir publicidad en ningún medio de comunicación durante los treinta (30) días inmediatamente anteriores a la fecha fijada para elecciones de autoridades locales. (...)

6. Laboratorio Estatal de Producción de Medicamentos

¿A usted le importa la salud pública? ¿No le gustaría que los medicamentos esenciales y de poco interés comercial sean producidos a bajo costo por el Estado? Que quede claro, según el artículo 3 de la Ley N° 2.566 el objetivo no era sustituir al sector privado: "Desarrollará, según sus recursos, la producción de medicamentos huérfanos, de escaso interés comercial, u otros que se consideren básicos o imprescindibles para atender los problemas de salud de los sectores más desprotegidos". Sin embargo, Macri prefirió sacar su primer veto -qué emoción- a través del Decreto N° 2135/07. Y eso que el Gobierno de la Ciudad compartía "el espíritu que motiva un emprendimiento de dicha naturaleza".
  
5. Protección de las empresas recuperadas por sus trabajadores

Con la crisis del modelo neoliberal, no pocos empresarios decidieron cerrar sus fábricas. Sin embargo, en muchos casos los mismos trabajadores decidieron recuperarlas y seguir produciendo a pesar de la decisión de sus dueños. Fasinpat, Brukman o IMPA son los ejemplos más conocidos de este modo solidario de organización que permitió mantener muchos puestos de trabajo. De lo contrario, miles de familia se habrían quedado en la calle. A partir de esta realidad, la Ley N° N° 4.452 establecía un mecanismo de expropiación a favor de los trabajadores en los casos en que los dueños pidieran la quiebra. Con el Decreto N° 023/13, Macri se expresó en contra de las cooperativas y sus trabajadores.
  
4. Ley de Emergencia Habitacional

¿A usted le gusta ver gente durmiendo en la calle? “Despacito, en silencio, se van haciendo desalojos”, había dicho el entonces Jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "La Legislatura había aprobado el 4 de diciembre último la Ley N° 2.973 por la cual se suspendían los desalojos de inmuebles propiedad del Estado porteño mientas rija la emergencia habitacional, que por otra ley (la 1408) fue fijada hasta octubre de 2010", explicaba el periodista de Página/12 Eduardo Videla. La norma también obligaba al Gobierno a presentar un plan para solucionar el déficit habitacional.

Sin embargo, desde su departamento en Avenida Libertador, Mauricio Macri vetaba parcialmente la ley con el Decreto N° 09/09. Entre los tres artículos vetados se destacaba el número 4 que era clave: “Durante la vigencia de la Emergencia Habitacional se suspenden los desalojos en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, de todos aquellos inmuebles pertenecientes al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, utilizados con uso manifiesto de vivienda, que hasta la fecha de promulgada la presente Ley se encuentren ocupados por grupos familiares en situación de pobreza crítica".

3. Atención integral de los abortos no punibles

Por 30 votos a favor y 29 en contra, el 27 de septiembre de 2012 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires había aprobado la Ley 4.308 que regulaba la realización de abortos no punibles cuando el embarazo afectara la salud de la madre o cuando hubiera sido consecuencia de una violación. Sin embargo, Mauricio Macri vetó esta ley con el Decreto N° 504/12 "al considerar que excede lo establecido por la Corte Suprema en el fallo del 13 de marzo", pero sin explicar por qué. Cabe destacar que medio año antes, la Corte Suprema había realizado un fallo histórico en el que resolvía que las mujeres violadas podían abortar sin necesidad de autorización judicial previa. Este veto fue declarado inconstitucional por el juez Roberto Gallardo.

2. Creación de una Oficina contra la Trata de Personas

A partir de casos como el de Marita Verón, en los últimos años creció la visibilización de la trata de personas en la Argentina. Pero esto no es suficiente. Para combatirla es necesario que el Estado intervenga. En efecto, los Estados son responsables por acción y por omisión. Sin embargo, con el Decreto N° 102/10 Macri vetó la Ley N° 3.369 que creaba una Oficina contra la trata de personas en el área de Derechos Humanos de la Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con el fin de "asistir, proteger y reinsertar a las víctimas de trata, a sus hijos/as y a sus familiares afectados".

1. Ley Antidespidos

Con el Decreto N° 701/2016, Mauricio Macri realizó su primer veto como Presidente contra la Ley N° 27.251 que establecía la doble indemnización por 180 días. La misma había sido votada con el acuerdo de toda la oposición y en el marco de la ola de despidos que se ha instalado desde la llegada del empresario al Gobierno. Si bien difícilmente la ley podría haber puesto un freno a la pérdida de empleos dado el contexto de recesión, la misma habría permitido que los miles de trabajadores que están perdiendo sus puestos de trabajo cobraran un poquito más de dinero para poder sobrellevar esta difícil situación.

Observando todos los vetos, ¿a favor y en contra de quién gobierna Mauricio Macri?